LO QUE TOCAS

lo-que-tocas

La verdad es que todo esto surge de una necesidad, de la necesidad más básica que existe, la de tocar. Si es cierto que casi todo te entra fácilmente por la vista, el culmen del enamoramiento viene dado por el sentido del tacto. Entiéndase por tacto todo acto de roce con la piel.

Por ejemplo, cuando un plato de comida nos gusta a la vista, más nos encanta cuando lo probamos con nuestras boquitas de piñón. Un abrigo que nos parece monísimo, nos resulta imprescindible cuando lo sentimos arropando nuestro cuerpo. Y los amores, bueno, que os vamos a contar de los amores… ver para no tocar no tiene sentido.

Así que un día nuestras dos cabezas pensantes, seguidoras fieles de Instagram y de todas las formas del arte habidas y por haber, decidimos que ya bastaba de enamorarse a distancia, y empezamos a idear una manera sutil de mostrar en un mismo espacio todas esas maravillas que hacen nuestros “vecinos”. Aunque reconocemos que no era más que una excusa para poder empezar a tocar todo como locas, y daros a vosotros también la posibilidad de tocar, palpar, acariciar, rozar, manosear y un largo etc. que se resume en una sola palabra: sentir.

Porque si una cosa tenemos clara ahora (y de la que antes no éramos conscientes), es que todas y cada una de las piezas que nos hemos encontrando en esta aventura se deja sentir. Así que tocad chicos, tocad mucho y bien!

Un Comentario

  1. Me parece imprescindible en la vida.. .TOCAR….! Y más desde que, ya hace un montón de años, escuché al psiquiatra español Rojas Marcos (uno de los más prestigiosos psiquiatras de New York) hablar del ”Síndrome de Hambre de Piel”… Una enfermedad que padecen muchas de esas personas que aquí sólo conocíamos como a los potenciales asesinos psicópatas de películas: compraban figuritas, electrodomésticos… en las Teletienda (aún no había Internet)… , y que te imaginabas padeciendo esa obesidad mórbida (tan norteamericana…!) ya que sólo le veías el brazo que recogía la pizza o la comida china servida a domicilio…, ”ese” era su ÚNICO contacto humano… Hasta que un buen, día los vecinos empezaban a quejarse de un fuerte olor que salía del apartamento y que, cuando llegaban los bomberos, sólo se encontraban a un montón de gatos… ”muy gorditos” …. Me temo, que el citado síndrome está a punto de llamar a muchas puertas.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable de los datos: Vaidhé C.B .
  • Finalidad de los datos: Realizar Comentarios Legítimos en el blog de Vaidhe.
  • Legitimación: Hacer click en la casilla “Acepto la política de privacidad”, así estarás dando tu consentimiento y aceptación.
  • Destinatarios:Los datos no se comunicaran a terceros, salvo obligación legal.
  • Almacenamiento de los datos: GoDaddy Iberia S.L.U.
  • Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tus datos.
  • Información Adicional: Para más información, consulta nuestra "Política de Privacidad".

  Acepto la política de privacidad