Y QUE UN LIBRO TE ACOMPAÑE

El 23 de Abril es el Día Internacional del Libro.

Se celebra desde 1926 y es en esa fecha exacta porque coinciden los nacimientos y muertes de muchos escritores importantes. En Barcelona se regalan flores rojas y libros. En Madrid un centenar de librerías abren sus puertas a media noche para celebrar la Noche de los libros. Casi todas las ciudades del mundo se llenan de puestos callejeros con libros, recitales, lecturas públicas, homenajes a escritorxs…

Y aquí, en Vaidhé, contamos historias.


Laura pasa el verano en su aldea con sus abuelos. Tiene 11 años, y pasar 2 meses en una casa con jardín en medio de la nada y sin ningún niño de su edad le resulta de todo menos atractivo. Tiempo atrás disfrutaba de estas obligadas vacaciones: le encantaba ir a recoger moras por el monte con su abuela y hacer crucigramas en el sofá con su abuelo. Levantarse tarde, muy tarde, y desayunar en el jardín con los pies descalzos. Pero ahora ya es mayor. 11 años! Vaya aburrimiento…

«Son cosas de la edad» dice su abuela cuando la oye farfullar. Será eso, piensa Laura.

Y así pasan los días. Uno tras otro, entre quejas y resignación.

Hoy es Martes. pero podría ser cualquier otro día de la semana. Porque aquí son todos iguales… Laura se levanta tarde, como de costumbre. Su abuelo le ha preparado el desayuno. Tostadas con tomate, zumo de naranja y unas cuantas moras, de las que recogieron ayer en su paseo de tarde. Mientras juega haciendo burbujas en el zumo sus ojos se detienen en el trastero de la casa. ¿Habrá algo ahí arriba que me pueda entretener?, pregunta a su abuelo. «Todo te puede entretener si abres bien los ojos, Laura. Pero sube, y busca tu misma». Así que la pequeña bebe el resto del zumo de un trago y sube las escaleras de caracol rápidamente.

«A ver, ropa de abrigo, mantas… pinturas medio secas… cajas de fotos… y mmm una estantería con libros». Laura ya había leído muchos libros y cuentos hasta entonces. Su madre le leía trozos siempre antes de acostarse. Pero ahora pensó que nunca había escogido ella qué libro leer. Así que empezó a acariciar con su manita los lomos de esos libros viejos y llenos de polvo. Todos tenían nombres bastante largos. Pero uno no, uno tenía un nombre que a Laura le hizo reír. «M – O – M – O… qué nombre tan gracioso». Cogió el libro, sopló un poco sobre él, se sentó en las escaleras de caracol y empezó a leer…

CAPÍTULO I

Una ciudad grande y una niña pequeña
En los viejos, viejos tiempos cuando los hombres hablaban
todavía muchas otras lenguas, ya había en los países
ciudades grandes y suntuosas. Se alzaban allí los palacios
de reyes y emperadores, había en ellas calles anchas,
callejas estrechas y callejuelas intrincadas, magníficos
templos con estatuas de oro y mármol dedicadas a los dioses;

Y entonces Laura ya no estaba en su aldea. Estaba en una gran ciudad. Y ya no estaba sola con sus abuelos. Estaba rodeada de gente.

Y el verano pasó en un suspiro. Y cuando se dió cuenta, había deborado ese libro, y tenía hambre de más…


Paco pasó unas navidades en el hospital mientras se recuperaba de una operación complicada. Pero a ratos salía de allí para recorrer las calles de Nueva York de la mano de Paul Auster y sus increíbles personajes.

Sole tuvo que guardar reposo durante los tres últimos meses de embarazo y mientras tanto buscó tesoros en medio de los océanos dirigiendo un veloz buque pesquero.

Ramón vivió 4 años en el extranjero por trabajo, pero en sus ratos libres volvía siempre a casa en cada verso de Rosalía y Castelao.

Paloma visitó Cuba por primera vez este año, pero mientras viajó al pasado en cada linea de Reinaldo Arenas.


Esta es Renata. Tiene 10 años y sueña con dibujar. Cada vez que lee un libro su cabeza imagina fotos llenas de color, de fuerza, de movimiento. Su madre le regala siempre lápices, acuarelas, ceras… y Rena los recibe siempre como el mejor de los regalos. Ella no lo sabe, pero será una fantástica ilustradora. Porque ha nacido con talento. Pero porque sus ganas también la harán trabajar duro para conseguirlo. Y en unos cuantos años ilustrará muchas de esas historias que ahora ocupan sus tardes. Dibujará animales, contará aventuras, pintará sus viajes. Y nos regalará todo eso a nosotros.

Esta es Renata ahora. Con su cabeza llena de libros y sus manos llenas de pinceles. Ha ilustrado libros como Ballenas, Mariposas, Intrépidas, Bo camiño peregrino o Todo a babor. Y le quedan mil historias que dibujar…

Puedes ver todo su trabajo en www.renaortega.com y el 23 de abril estará a las 11:00 de la mañana en nuestra tiendita firmando libros y haciendo algo muy especial.


Esta es Lúa con 6 años. Le flipan las Spice girls y la tortilla de su abuela. Pasa todo el tiempo con su hermana melliza a la que adora. Pero lo que más le gusta, sin duda, es leer. El mejor día de la semana siempre es el viernes, porque va a la biblioteca a renovar sus libros. Cada línea que recorre con sus ojos, una voz en su cabeza la narra en alto sin que ella sepa que eso se llama recitar. Entona cada palabra, disfruta de cada silencio, aprecia cada momento de énfasis. Pero aún es muy pequeña y no sabe que eso que ahora la divierte, se convertirá en uno de los motores de su vida. Y que con su voz, conseguirá emocionarnos a todxs.

Esta el Lúa ahora. Artista, escritora y poeta. Campeona de la Poetry Slam de Compostela. Con dos poemarios a sus espaldas, ambos autoeditados: “Rasrás”(2018) e “Aunque seas rara y seas pájaro” (2020). En 2022 publicará su tercer poemario, “Espíderman”, de la mano de Galaxia. Fuerte y valiente ha recitado ante cientos de personas con el propósito de emocionarnos y con la convicción de que la poesía y las palabras son un potente arma contra los imbéciles.

Puedes ver todo su trabajo en www.raraypajaro.es y el 23 de abril a partir de las 17:00 estará también en nuestra tienda firmando su último poemario y recitando para nosotras. Puedes comprar tu entrada aquí.


Los libros son viajes inesperados, en el tiempo, en el espacio. Son trampolines a vidas diferentes y a momentos distintos. Nos dejan ser otras personas, vivir otras vidas.

Pero además los libros son nosotros. Son Laura en la escalera de su aldea con los pies descalzos. Son Paco en la ventana del hospital, Sole en el sofá su casa, Ramón en un banco de Londres o Paloma en el malecón de Cuba. Son Renata con 10 años imaginando cómo dibujar algo mientras lo lee. Son Lúa con 6 años recitando en silencio mientras pasa otra página.

Tú eres el libro que escoges leer, el que recomiendas siempre que te preguntan, el que metes en la maleta cuando te vas a de viaje, o el que regalas en momentos especiales. Sus letras hablan de ti, de quién eres, o de quién fuiste. Se quedan para siempre en un rinconcito de tu memoria para ayudarte a crecer.

Así que, qué mejor homenaje podríamos hacerle a los libros que seguir leyendo…

Feliz día del libro amigui. Que tengas un feliz viaje. Y que un libro te acompañe.

Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto que mis datos sean visibles al publicar el comentario, y he leído y acepto la política de privacidad

Información básica sobre Protección de Datos

  • Responsable: Vaidhé C.B.
  • Finalidad: Responder cualquier comentario que hagas.
  • Legitimación: Consentimiento.
  • Destinatarios:Raiola Networks y usuarios.
  • Duración: Hasta que solicites eliminar tu comentario
  • Derechos e información adicional: Puedes ver todos los detalles en la "Política de Privacidad".